Inicio | Agrupación Local | Grupo Municipal | Comisiones Sectoriales | Canda | Noticias | Agenda | Programa Electoral | Contacto

Inicio

-

29 oct

2012

Actualidad
“EL ACUARIO SE NOS MUERE”
Artículo del Facebook de Juan Carlos Benavides.

En sus caras se reflejaba preocupación y quizás algo más, desolación. No era para menos. La empresa concesionaria del Acuario de Almuñécar estaba “desaparecida” y los trabajadores llevaban cuatro meses sin cobrar. Algunos, los menos, no habían podido resistir más y se habían marchado. Pero la mayoría aguantaba en condiciones tremendamente precarias.

No era solo una cuestión de defender su puesto de trabajo y cobrar lo que les pertenecía. Ellos eran el alma del Acuario y tenían plena consciencia de que corría grave peligro ¡Si abandonaban, el Acuario estaba irreversiblemente perdido!

Cuando empezaron los problemas y con ellos el peloteo de responsabilidades, o más bien de irresponsabilidades entre la empresa y el Ayuntamiento, tuvieron un atisbo de esperanza. Se manifestaron a las puertas del Acuario pidiendo que se les abonasen los salarios atrasados y allí aparecieron unos curiosos personajes. Eran los representantes del “tres más uno” que venían, según ellos, a “solidarizarse” con los trabajadores.

Su intención era más retorcida. Conocedores de que en parte eran responsables del impago de las nóminas (la deuda del Ayuntamiento con la empresa era similar al importe de los salarios atrasados), intentaban desviar la atención canalizando las protestas contra la concesionaria.

Desgraciadamente, las movilizaciones no sirvieron para nada. Llegaron los embargos de Hacienda y de la Seguridad Social y el problema se agudizó. Mientras, los trabajadores intentaban mantener a toda costa el funcionamiento del Acuario, multiplicándose para cubrir el hueco dejado por los que se habían marchado.

Al fin se percibieron que la única solución para su problema laboral y para garantizar el futuro del Acuario, pasaba por el Ayuntamiento. Era el dueño de la instalación y tenía en su mano la posibilidad de resolver el problema.

La solución era bien simple. Dado que la empresa estaba incumpliendo sistemáticamente sus obligaciones contractuales y dado que, además, estaba al borde de la suspensión de pagos, el Ayuntamiento tenía legitimidad para actuar.

Por razones de interés público, dado que estaba en riesgo un importante patrimonio municipal, el Ayuntamiento podía rescatar la concesión. Y podía acordar, además, la ocupación de las instalaciones con carácter inmediato, dado el grave riesgo que corrían las mismas y la importante colección de peces existentes en su interior.

En paralelo se podría hacer una adjudicación provisional a otra empresa del sector (varias habían mostrado de forma fehaciente su interés), haciéndose cargo la misma de la plantilla. Pagándole los salarios atrasados y respetando sus condiciones laborales y su antigüedad, tal como recoge la Ley para las subrogaciones de actividades empresariales.

Cuando ya tenían perfilada la solución y veían al fin algo de luz tras meses de incertidumbres, fueron a entrevistarse con los responsables del “tres más uno”. Escarmentados de anteriores reuniones, donde todo eran largas cambiadas, se pertrecharon con una documentación que creían irrebatible. Cuando se produjo un conflicto similar en el servicio de limpieza, los partidos de la oposición, hoy en el gobierno, se llenaron la boca de declaraciones manifestando que la nueva concesionaria de la limpieza pública, Fomento de Construcciones y Contratas, se tenía que hacer cargo de la plantilla respetando sus derechos adquiridos.

¡La lideresa y los partidos que la sustentan no sería capaces de hacer lo contrario en el gobierno, de lo que defendían en la oposición! Con estas ideas y con la mosca detrás de la oreja, pues hasta el momento todo había sido palabrería improductiva, iniciaron el recorrido intentando resolver su problema y de paso salvar al Acuario.

Enfrente, la hoja de ruta del “tres más uno” era radicalmente distinta. Si dejaban que el problema se pudriera y al final la plantilla perdía su trabajo, tenían 17 huecos para colocar a sus conmilitones políticos.

¡Que mientras se deterioraban las instalaciones, qué más daba! ¡Que se ponía en peligro la colección de peces, se funcionaba con menos peces, menos bocas a alimentar! ¡Que se perdía un capital humano altamente cualificado, difícilmente remplazable y le gastaban un “putadón” a trabajadores que se habían dejado la piel por el Acuario, daños colaterales!

Así, día tras día, se nos iba muriendo el Acuario, la mejor instalación de Andalucía, la principal atracción turística de Almuñécar.

¿Conseguirán los trabajadores salvar su puesto de trabajo y de paso el Acuario?
¿Podrán cambiar los planes que tiene previstos la lideresa del “tres más uno”?
(CONTINUARÁ)

Turismo Comercio Deportes Servicios Públicos Cultura Movimiento Ciudadano Bienestar Social Agricultura Medio Rural

 
 
 
Registro de Boletín de Noticias
 

Si quieres estar al día sobre nuestras actividades y actualidad, ...regístrate!

E-Mail:

  He leído y acepto las condiciones
     

Turismo Comercio Deportes Servicios Públicos Cultura Movimiento Ciudadano Bienestar Social Agricultura Medio Rural
Partido Andalucista Almuñécar - La Herradura
Calle Angustias Vieja, 3 | Tel.: 958 63 48 70 | 958 83 86 50 | 669 19 72 56

 Aviso Legal y Política de Privacidad | Copyright © 2018 Partido Andalucista